Reseña y Fotos | Parcels | Pepsi Center WTC.

MeloMagazine02/04/20229min
Copia-de-01-2.jpg

Noche groove en la colonia Nápoles…

Foto | @nayoameneyro para @Melomagazine

Reseña y Fotos: Bernardo Ameneyro Esquivel | @nayoameneyro

 

Luego de que la demanda de boletos, presagiara que el regreso de la la banda australiana Parcels a la CDMX, sería memorable, llegó el momento de atestiguar la razón por cual se superaron tanto la demanda de entradas como las expectativas de los organizadores.

La noche del pasado viernes 1º de abril de 2022, el Pepsi Center WTC, abrió sus puertas para experimentar un concierto libertario, festivo, de celebración de vida, ideal para compartir con amantes de la música electropop, de corte clásico, harto bailable y conmovedor a pesar de sus cualidades robóticas, futuristas, sonidos fríos, capaces de subir la temperatura de miles de personas quienes disfrutan de las posibilidades o mutaciones del synthpop.

Así, Parcels, el proyecto australiano de electro-pop y disco-soul, integrada por Louie Swain, Patrick Hetherington, Noah Hill, Anatole “Toto” Serret y Jules Crommelin, ofreció un gran concierto, de los mejores que van del año para ponernos a bailar con su proyecto que oscila entre música electrónica, cargada a un estilo pop de la vieja escuela, que revela de apoco detalles ponchaditos de rock y una fuertísima remisniscencia de un soul, fusionado con R&B, de espíritu funky, que suponemos viene de la experiencia de haberse aliado con el sello francés Kitsuné, lo que permitió a Parcels haber concretado colaboraciones con el dúo francés Daft Punk.

Todo el sonido atmosférico, que ya nos habían adelantado en sus dos producciones: Parcels (disco homónimo) y Day/Night, se multiplica por 10 en el acto en vivo, el poder del bajo es absoluto para provocar el inigualable sentimiento groove que nos incita a bailar d emanera intuitiva, que nos permite comprender de manera lúdica los patrones rítmicos que aceleran o generan cadencia, siempre en una secuencia rítmica expansiva, que provoca a través de los arreglos melódicos de la guitarra y sintetizadores, donde no escatiman nada, algunos de los temas que ya sabían que el público respetable iba a conectar, los alargaron varios minutos más, lo que fascinó a la audiencia que lleno de serotonina el foro dela colonia Nápoles con baile y sonrisas, muchas sonrisas.

Los temas elegidos para la noche fueron bien encaminados paa conectar prácticamente d einmediato con el público respetable, los más ansiosos hasta adelante y los que evitamos empujones atracito, para bailar agusto en medio de atmósferas de tonalidades pastel que iban de los azules a los blancos, dejando claro que la música se trata de entenderla menos y sentirla más.

Que chulada de música, profesionalismo, respeto por el público y ejecución.

Bandota.

Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine
Foto | @nayoameneyro | ©Melomagazine